(995 x 150 px) (1)

16123035063898342209

Editorial: Julieta Corroza, y el nuevo ministerio de Neuquén

Editorial Ale Carrupán
399902692_834767338656783_2194708291168254212_n

TWNQN_BECAS_970x90_NIVEL_PRIMARIO

En la política, como en la vida, hay momentos decisivos que marcan un antes y un después en la trayectoria de una persona. Hoy, Julieta Corroza se encuentra en uno de esos momentos cruciales. Con la reciente reorganización ministerial en la Legislatura neuquina presentada este lunes con la firma del gobernador electo, Corroza emerge como una figura central en el equipo de Rolando Figueroa. La creación del nuevo Ministerio de Desarrollo Humano, Gobiernos Locales y Mujeres no es solo una reestructuración administrativa; es un claro indicio de la importancia que el gobierno provincial le otorga a la cercanía con la comunidad y a una gestión más humana y sensible a las necesidades territoriales.

Corroza, con una vasta experiencia en el ámbito territorial y una notable capacidad para conectar con el interior de la provincia, ha sido una jugadora clave en el tablero político de Neuquén con el armado de "Comunidad".

Su decisión de rechazar la oportunidad de liderar el municipio de Plottier -una revancha que muchos hubieran considerado irresistible- le dio una visión política a largo plazo, centrada en la lealtad y en una obediencia estratégica que hoy se ve recompensada con un ministerio de gran relevancia y de fuerte tinte de control político y social.

Este nuevo ministerio, que abarca áreas tan vitales como Deportes, Juventudes, Cultura, Inclusión, Gestión Comunitaria, y de Género, junto con la Subsecretaría de Gobiernos locales, Comisiones de Fomento y Zonas Rurales, tiene una misión clara: "trato y cercanía con la gente", y no es casual.

Corroza representa con su trabajo político territorial, la habilidad de tener un pulso constante con las necesidades y aspiraciones de la gente. En un contexto donde la relación gobierno-comunidad esta divorciada, es más crucial que nunca su rol.                                                                                                                                  Mantener esa mirada de cercanía y empatía con el pueblo, es clave para que el gobierno no pierda contacto con la realidad de quienes representa, "en un mundo donde a menudo el político se muestra distante y burocrático", su trabajo en los próximos años será decisivo no solo para su carrera, también para miles de neuquinos que esperan un gobierno cercano y sensible a sus necesidades.

La tarea no será fácil, pero Corroza ha demostrado tener la fortaleza y la visión necesarias para afrontar este desafío, su experiencia, son activos clave en su trayectoria para retener en el andar de la gestión, su parte del capital político, que la "Comunidad" de Neuquén depositó el pasado 16 de abril.

multimedia.normal.867762e476b86014.MTQ0MzYwMTI4NDE5MjE2ODM0MDBfbm9ybWFsLndlYnA=

Lo más visto

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email